Blogia
Mauricio Víquez. L. Sitio personal...

Entonces, qué?

A veces uno mira el entorno y no se resiste las ganas de decir alguna que otra cosa al respecto… Siempre está el temor de los aficionados al pensamiento único y débil, pero ni modo. El riesgo y los enemigos son parte de la vida, la prensa servil a ellos también y los “pensadores” de gabinete lo mismo… Y si no, que lo digan los sacerdotes asesinados recientemente en México y Argentina o los jóvenes cursillistas masacrados en México, La lista es larga y se suman los que son volados por los aires ya no por bombas al estilo IS sino al estilo de otros que solo animan el terrorismo mediático.

Occidente se ha vuelto el gran enemigo de sí mismo. Eso es claro. Hoy por hoy el panorama es desolador y la ruta comprometida, sobre todo, cuando uno mira tanta renuncia a las raíces. Y ello pasa en EEUU (basta oír el discurso de la Clinton en temas de vida y sociedad o las locuras de Trump en contra de las gentes que no comparten sus genes gringos), en Europa (el discurso de Podemos o las políticas cristianofóbicas de tantos gobiernos laicistas) o bien, en América Latina con todo su condición de continente tomado por ideologías como la de género que aniquila la familia, deforma personas y buzea en todo lo que hoy se considera antivida.

Es una lucha contra los principios que, a pesar de los que algunos digan, dieron origen a la declaración del 48 sobre derechos humanos y que fueron plasmados en blanco y negro por la pluma de Maritain. Unos principios que son lo que son y no lo algunos inventan y los venden como reales mediante los medios y redes que les sirven de cómplices…

Reaccionar y hacerlo por la vía de levantar la voz, hacer ver y no temer a las bombas que sean hoy es claro… pero con fundamento y sin pensar demasiado en lo que vendrá que, fijo, llegará y en la forma de las nuevas versiones de terrorismo actual y mediática.

0 comentarios